Litros de salud

Salud para todos

El cuerpo humano tiene un 75 % de agua al nacer y cerca del 60 % en la edad adulta. Aproximadamente el 60 % de este agua se encuentra en el interior de las células (agua intracelular) y el resto (agua extracelular) es la que circula en la sangre y baña los tejidos.

Te explicamos cómo afecta la buena hidratación en cada etapa de tu vida...

Embarazo

Dos tercios del peso de la mujer son agua y durante el embarazo necesita reponer mayor cantidad según se vaya acercando el nacimiento del bebé.

Lactancia

Para producir el alimento del bebé, se recomienda que la madre beba hasta 2 litros de agua diarios.

Infancia

La proporción de superficie de piel por peso corporal es más grande en los niños en comparación con los adultos por lo que transpiran más. Para ayudarles en el proceso es ideal que tomen agua de mineralización débil o muy débil para no sobrecargar la función de los riñones.

Juventud y edad adulta

Se recomienda beber de 1,5 a 2 litros al día de agua de mineralización débil o muy débil, con bajo contenido en sodio, adecuada para completar con una dieta sana y equilibrada.

Deporte

Mantener el cuerpo bien hidratado aumentará el rendimiento físico. El agua de mineralización débil es perfecto para tomar media hora antes, durante y al acabar el ejercicio.

Menopausia

Cuando la mujer adulta entra en este proceso, se tiene tendencia a retener líquidos. El mejor agua para consumir en estos casos es de mineralización débil e hiposódicas.

Tercera edad

Con la edad el cuerpo de los adultos pierde masa muscular y agua corporal, se altera el mecanismo de la sed y las personas mayores no sienten sed ni cuando están deshidratados. Es fundamental que tomen 6 o 8 vasos de agua y otros líquidos.